¿Cómo lograr la reunificación de deudas?

La reunificación de deudas consiste en agrupar todas las deudas y préstamos que tengas contraídos en un solo préstamo. De esta manera, solo afrontarás el pago de una única cuota mensual cuya cuantía será menor a la suma de las diferentes cuotas a las que anteriormente tenías que hacer frente.

¿Qué implica este hecho? Se reúnen todas las deudas de tal manera que se incrementa el plazo de amortización y, por lo tanto, el plazo de la operación debido a los intereses.

Esta manera de gestionar el pago de tus deudas la pueden llevar a cabo empresas especializadas. Se trata de mediadoras, que permiten unificar préstamos e hipotecas que tengas con diferentes entidades bancarias o con diversos tipos de interés.

También es posible reunificar las deudas que tengas con una entidad bancaria en la que tengas la mayoría de los préstamos o hipotecas pendientes.

Pasar de varias cuotas mensuales a una sola

Quizá te surja la duda de cómo se puede tramitar la gestión de transferir varias cuotas mensuales a una sola. Bien. El sendero hacia la reunificación de deudas no es complejo, pero sí requiere el estudio de tu caso, que lo hará la empresa mediadora.

La mencionada empresa revisará tu caso, analizará tus deudas, los intereses que estés pagando y los plazo de amortización que tienes por delante. Todo ello para, una vez aprobada la operación, comenzar a negociar con las distintas entidades bancarias las nuevas condiciones de pago.

¿Qué requisitos son necesarios para la reunificación de deudas?

Existen varias condiciones para que puedas acceder la reunificación de tus deudas. Te los detallamos a continuación:

  1. No puedes escoger reunificar unas deudas y no otras: debes agrupar todos y cada uno de los préstamos que tengas bajo una misma hipoteca.
  2. La cuantía de la nueva hipoteca no puede superar el 80 % del bien hipotecado: esto ofrece una garantía adicional a la entidad con la que tenemos las deudas. Lo normal es que te pidan, además, los requisitos habituales que se aplican a la concesión de cualquier hipoteca: ingresos mensuales demostrables y estables, no estar incluido en una lista de morosos y presentar un avalista que te respalde.

Aunque reunificar una deuda reducirá de manera muy importante el coste de tus préstamos, también los incrementará a la larga. Por lo tanto, conviene que te detengas a analizar muy minuciosamente los costes que tienes que afrontar durante el proceso de reunificación, así como el gasto final que resultará de haber prolongado el gasto de tus préstamos.

Por lo tanto, la reunificación de deudas se resume en lo siguiente: a través de un préstamo personal por valor del total de las deudas, puedes cancelar todos los compromisos financieros contraídos o bien conseguir un préstamos de mayor plazo.

¿Qué consigues una vez completada la transacción? Asumes un solo préstamo que te posibilita pagar todas las deudas. Sin embargo, aunque puedes optar a esta opción, no todas las entidades financieras te la facilitan puesto que también se fijan en la situación financiera en la que te encuentres.

Te dejamos un número de teléfono para que consultes con nuestro equipo de abogados especialistas en deudas. +34 (91) 9038494